¿No era lo que esperabas? Mejóralo.

mejoralo

Llegó el tan esperado encuentro entre ustedes dos. Después de la tensión imperante, las caricias, los jugueteos y su culminación, sientes que algo hizo falta. ¿Así será siempre? No si tú no lo permites. Sólo hace falta un poco de imaginación, tacto e iniciativa para que tu pareja alcance todo su potencial en la cama.

Situación 1: trucos predecibles.

Si ambos han caído en el mismo repertorio de caricias y posiciones, debe ser por una razón: funcionan. Sin embargo, puedes eliminar esa sensación de tedio introduciendo ligeras variaciones en las posturas, el orden o la intensidad. Es un cambio pequeño, pero que notarán enseguida.

Situación 2: mala técnica

La iniciativa de tu pareja es buena, pero lo que te hace no es exactamente lo que necesitas. Aquí la clave es mostrarle cómo sin que sienta que le estás llamando ineficiente. ¿Cómo hacerlo? Deja que tus movimientos sean la guía. O comienza la demanda con un cumplido: “Eso está muy bien, ahora, más despacio.”

Situación 3: Egoísmo a la vista

¿Sientes que sólo busca su propio placer, mientras tú te quedas inconforme? Pon el tema sobre la mesa. Cuida expresarlo casi en juego, de una forma divertida, pero demandante. Es importante que lo hagas, pues el sexo sólo puede disfrutarse plenamente cuando es una calle de ambos sentidos.

Fuente: Cosmopolitan