La pasión durante el embarazo

sexo-en-el-embarazo

En el embarazo se producen muchos cambios externos e internos en el organismo de la mujer, y el sexo no es ajeno a ellos. Muchas veces la pasión disminuye e incluso muchas mujeres no sienten ganas de tener relaciones con su pareja o tienen grandes dificultades para alcanzar un orgamos. Esto último puede deberse a varias razones:

Es posible que la zona esté inflamada; que la musculatura pélvica esté muy tensa; que, debido al peso del útero, la vagina se haya acortado, o que, en la penetración, el clítoris no reciba el mismo rozamiento. La falta de orgasmo puede ser un síntoma más del embarazo.

Si antes de quedar embarazada, la mujer disfrutaba de sus relaciones, lo normal es que, después del parto y del puerperio, todo vuelva a la normalidad (incluido el sexo). Entonces, si pasados tres o cuatro meses sigue sin sentir placer, debe consultar a un especialista. Si no tienes ganas de tener relaciones sexuales porque no disfrutas, deberás explicárselo a su pareja (para que no crea que el problema es con él) y, entre los dos, busquen soluciones gratificantes para ambos.