Hombres: 9 causas no medicas que pueden alterar el rendimiento

preocupado

LAS POSICIONES

Algunas posiciones son mejores que otras para evitar las disfunciones eréctiles. «La postura menos recomendada para el varón es aquélla en la que él está recostado sobre su espalda porque la sangre fluye con más dificultad, llega menos al órgano sexual y dificulta la erección», explica el Dr. Stacy Elliot, profesor asociado de la Universidad de la British Columbia.

En otras palabras, toda postura en la que el miembro sexual masculino sufra dolor o no pueda tener una inclinación natural interfiere con los momentos de placer.

LA SOLUCIÓN.

Elliot recomienda tratar de conservar la posición más tradicional:» él arriba, ella abajo. De esa manera ayudará a que la sangre fluya mejor».

LOS MEDICAMENTOS Y SUS EFECTOS

Docenas de fármacos tienen como efecto colateral trastornos en la erección. Los más conocidos son los antidepresivos, los medicamentos para la hipertensión, para los problemas de próstata, los diuréticos y los antiulcerosos. «Algunos doctores creen que es preferible ocultarle al paciente los efectos secundarios, en especial si ellos tienen ansiedad por su desempeño sexual», explica el Dr. Finger.

LA SOLUCIÓN

Confíe a su médico el lugar prioritario que tiene en su vida la sexualidad y pídale que le recete remedios que no disminuyan el potencial sexual. Y no piense que todas las drogas son seguras. Está demostrado que los antihistamínicos, el naproxeno, el ibuprofeno y algunos somníferos pueden interferir en los procesos eréctiles.

MASTURBACIÓN

Las autoerecciones frecuentes y las eyaculacio-nes regulares ayudan a mantener preparadas las partes sexuales para los encuentros amorosos. Pero, a veces, hasta los atletas superentrenados pierden la carrera. El peligro: acostumbrarse al propio ritmo de excitación durante la masturbación puede resultar negativo al momento de estar con su pareja, ya que es posible que ésta no logre complacerlo tal cual usted lo ha hecho antes.

LA SOLUCIÓN

Reducir el autoerotismo; también es útil que la pareja masajee la zona o intente la estimulación oral para ayudar a que la erección dure lo necesario.