El temor al fracaso en los varones (II)

deseo sexual2

¿CUAL ES EL RESULTADO DE ESTA SITUACIÓN?

Como consecuencia del temor a fracasar, es común que los varones comiencen a esquivar el encuentro amoroso valiéndose de excusas diversas. A otros bs asaltan dudas acerca de su hombría y se plantean si no fes habrá emergido una homosexualidad latente. También están los que comienzan a recelar algún problema grave de salud. La cuestión es que magnifican un fallo ocasional y entonces todo se convierte en un drama.

Existen individuos que le temen al fracaso sin haberlo experimentado previamente y esto es posible en los casos de personas fóbicas u obsesivas, y que no poseen buena información o, por él contrario, están abrumados por las idealizaciones: una expectativa desmesurada o un arquetipo sexual de gran exigencia, pueden llevar al fracaso, porque es tan alta la meta que se trazan que nunca la pueden alcanzar.

¿QUÉ OCURRE EN LA PRIMERA EXPERIENCIA?

En los varones vírgenes vemos que ellos no saben cómo hacerlo, más aún si su compañera tampoco lo sabe o, en el caso opuesto, si sabe demasiado en comparación a ellos. No ocurre lo mismo si van a debutar con una prostituta, porque en ese caso se ponen en sus manos como pájaros asustados y, a veces, esto actúa como desinhibidor, aunque también se ha visto lo contrario: muchos salieron de la pieza cantando victoria pero tan vírgenes como antes. Si en el debut se tiene una erección deficitaria o una eyaculación precoz, incluso sin penetrar, es totalmente comprensible por la gran presión que significa el momento. Pero si este episodio es tomado como motivo de broma por la compañera o por otros jóvenes , puede volverse una carga muy difícil para el iniciado.

¿QUÉ OTRO TIPO DE TEMORES SUELEN PRESENTARSE?

Una de las obsesiones inhibitorias es la del pene corto y esto es visto por muchos varones como un fracaso en sí mismo. Y si el individuo centra todas sus expectativas en el tamaño de sus genitales se volverá un revés insalvable, porque en este sentido la anatomía marca pautas irreversibles, salvo que alguien apele a una cirugía plástica conectara. Es bueno que estas personas tengan en cuenta que el tamaño no guarda correlato con el rendimiento sexual. No es por tener un pene pequeño que se fracasa, como tampoco tener un pene muy desarrollado es sinónimo de ser un amante incomparable.