Situaciones para ligar en la playa de las que tienes que escapar

 Probablemente el verano es una de esas épocas en las que estamos mucho más abiertos a ligues y a relaciones estivales, pero a veces, hay ciertas situaciones de flirteo que no hacen precisamente nada más que que quieras marcharte a otro lado. Hoy hablamos de ellas.

Y es que eso de estar tumbada tomando el sol, o incluso sentada en un chiringuito o en el puesto más cercano yendo a por un helado puede ser la situación perfecta para ligar, pero también puede convertirse en aquella que te traiga finalmente por el camino de la vergüenza, ya que hay chicos que en eso de flirtear parece que están poco entrenados y nos hacen pasar momentos realmente bochornosos que nos quitan todas las ganas de ligar que podríamos tener.

playa

En realidad algunas de esas situaciones más comunes para ligar en la playa de las que más vale escaparse para no acabar roja como un tomate, o pensando en dar un buen bofetón, te las resumo a continuación, y aunque no puedas evitarlas, de seguro que te recordarán algunas de las vividas y te prevenirán ante las que puedes vivir:

  • Que en lugar de hablarte mirando a los ojos se les vaya la vista a los pechos, como si estos tuvieran vida propia realmente.
  • Que el bañador que usa sea de esos tamaño mini que es imposible evitar fijarse en todo lo que marca, por mucho que lo evites.
  • Que se acerque a lo loco, como si te conociera de toda la vida y no haga más que sobar intentando ser amable. No sabes dónde meterte.
  • Que te llame guapa por cada tres palabras que dice, y que no tenga mucho argumento pero intente hacerse el interesante en cada cosa que le dices. Mejor dejarlo que sea feliz consigo mismo.