Ser una buena persona sólo garantiza maltrato