¿Por qué no puedo amarte? La homofobía en el mundo

Daniel, Toni, Lucía, Cristina. Nacho, Isabel,… son los nombres de ciudadanos españoles corrientes que esta mañana se han levantado de la cama y han cogido el autobús para ir al trabajo sin nada que temer.  Aunque quizás no se conozcan les une un privilegio común: poder ser ellos mismos. Sería suficiente cambiar de escenario para que la historia diera un giro radical.  Y es que, en los tiempos que corren y pese a los supuestos avances de la sociedad ser homosexual sigue sin ser igual en un país o en otro. Incluso en todos los países del mundo sigue siendo para algunos algo indeseable.

Es fácil encontrar información en internet capaz de dejarnos helados. ¿Sabías que la homosexualidad sigue perseguida por ley en más de 70 países? ¿Eres capaz de no sentir nada al saber que en ocho países del mundo la identidad sexual de las personas puede suponerle una condena a muerte? No nos engañemos: la homofobia sigue siendo uno de los grandes males del siglo XXI incluso en las zonas donde se presupone un alto grado de aceptación.

La homosexualidad ha sido a lo largo de la historia del mundo y salvo excepciones muy concretas un tabú social, un tema controvertido que siempre ha causado polémica y división de opiniones. Pero ¿Por qué el hombre da tanta importancia a esta cuestión? ¿En qué momento adquirió tanta importancia o rechazo para algunos el hecho de amar o relacionarnos con alguien de nuestro mismo sexo? y sobre todo ¿Por qué determinadas personas se sienten molestas por el hecho de que alguien practica sexo o amor libremente con quien desee?

Amnistía Internacional llevo a cabo una campaña con rostros de personajes conocidos como Jesús Vázquez o Nacho Duato en los que podían apreciarse sus rostros desfigurados por palizas. “Si Jesús viviera en México es muy probable que acabará así”, rezaba el eslogan.  Ante verdades como esta es inevitable no ponerse en alerta. Por eso me apetece, a partir de hoy, que hablemos de este tema en Pasiones porque más que una opción es casi una obligación y porque ¿qué es la blogosfera sin tolerancia ni distintos puntos de vista? Fue John Lennon el que dijo en cierta ocasión: “Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor…, pero la violencia es practicada a plena luz el día”. Merece la pena pensar en ello.