Las mujeres también sufren ansiedad ante los encuentros sexuales (I)

En los últimos tiempos las mujeres consultan cada vez más por la ansiedad que sienten las mujeres a la hora de enfrentar las relaciones sexuales, preocupación que solía ser solo de los hombres. ¿Hay un cambio en la sexualidad femenina? ¿A que se refieren los especialistas cuando hablan de «la ansiedad por el desempeño de la mujer». Compartimos con ustedes una entrevista con la sexóloga y ginecóloga Beatriz Literat.

¿QUÉ ES LA ANSIEDAD POR EL DESEMPEÑO?

Es un cuadro, como lo dice el nombre, que se caracteriza por un estado de ansiedad y preocupación previa y también durante el encuentro sexual. La preocupación es «no hacer- un buen papel» frente al otro. Solíamos siempre ver en las consultas, esta situación en los varones, cuando temían una falta de erección o el temor a eyandar prematuramente y no satisfacer a la compañera, pero ahora también las, mujeres acuden a consultar por esto.

celos pareja

¿QUÉ LES PREOCUPA A LAS LAS MUJERES?

A las mujeres les preocupan muchas cosas, desde no verse bien, estéticamente ante el otro, hasta no tener orgasmos. En los últimos tiempos, los hombres están bastante pendientes del placer femenino y muchas veces no se conforman con que ellas digas «lo pasé bien» sino que algunos se ponen muy insistentes en que ellas hayan llegado al clímax y esto algunas mujeres lo consideran una presión que les genera estrés. También están nerviosas porque los encuentros sexuales se producen con personas que no se ha tenido tiempo de conocer bien, por lo tanto, al no haberse desarrollado una mayor confianza con la otra persona, la atracción y el deseo físico no llegan a impedir que la adrenalina circulante por el estado de estrés, produzca los síntomas propios de la ansiedad.

¿CUÁLES SON ESOS SÍNTOMAS?

Aceleración del ritmo cardíaco y respiratorio, tensión y sensación consciente de estar alerta para no descuidarse. Existe la necesidad de tenerla situación bajo control, por el temor a quedar expuesta y pasar vergüenza. También el temor a que el hombre la considere una amante poco estimulante y la deje por otra mujer que le satisfaga más. Veamos que precisamente estos pensamientos que producen estos signos y síntomas, son los que impiden la relajación, la focalización en el placer, el «dejarse ir», que son las bases para que surja una respuesta sexual espontánea y completa. Entonces, es como una profecía autocumplida y la relación sexual resulta muy poco placentera o se frustra por completo.