Las diez mayores amenazas de una relación amorosa

Las principales causas de porque las relaciones de pareja se deterioran son, según el doctor y escritor Vladimir Gessen, las siguientes:

Las diferencias en la pareja. Tanto las grandes como las pequeñas desavenencias dejan al descubierto la lucha entre los miembros por liderar la relación. Lo deseable es que ínaa un equilibrio.

La llegada de otra personita. El primer hijo genera a veces tensiones, especialmente si no ha sido planificado, ya que dificulta o impide el cumplimiento de determinados objetivos.

La insatisfacción sexual. Muchas parejas conviven sin disfrutar plenamente de sus relaciones sexuales. Fomentar la comunicación y buscar ayuda profesional si es necesario solucionarían muchos casos.

La comunicación negativa. Puede deberse a pensamientos obsesivos o paranoicos, como, por ejemplo, creer que la pareja está en contra nuestra o quiere hacernos daño. También sería el caso de personas con autoestima baja, que buscan el lado negativo de las cosas y, por tanto, haga lo que haga la pareja, nunca les parece bien, así corno el de las parejas que no se escuchan, provocando acusaciones mutuas.

El paso del tiempo. Las relaciones de pareja largas pasan por diversas fases que pueden desembocar en crisis. La primera suele ocurrir al segundo o tercer año, cuando la pasión sexual desciende y cada miembro empieza a pensar en otros objetivos vitales.

El reparto de las tareas domésticas. También es fuente de tensiones.

Las respectivas familias pueden ser motivo de conflictos.

La infidelidad y también los celos.

La presión en torno a la pareja: dependencia de drogas; amigos entrometidos; exceso de trabajo; compromisos sociales, etc.

Problemas económicos. Además de la falta de dinero, el reparto del mismo en la pareja genera discusiones.