Ideas nuevas para un trabajo exitoso

idea

Generar prosperidad, ganar más dinero, crecer en el trabajo son objetivos movilizantes. Pero ni la prosperidad, ni el éxito, ni los buenos negocios vienen solos; si queremos cambios, hay que expandir al máximo la creatividad. Y cuando esta rueda se pone en marcha, el cielo es el límite.

No temas equivocarte o hacer el ridículo: El error puede ser una fuente de recursos creativos.

Evita quedarte con la primera idea que se te ocurre. Esta actitud debilita otras opciones.

No des lo bueno por sabido. Frases como «Siempre se hizo así», «eso ya se intentó y no funcionó», «si eso fuera posible, otro ya lo habría inventado» matan la creatividad en las organizaciones y te desalientan en tu proceso de desarrollo personal y profesional.

Destierra las nociones limitadoras. Las ideas que una persona tiene acerca de sí misma definen sus comportamientos, sus creencias y sus resultados. Frases como «A mí nunca se me ocurre nada» o «Yo no soy ingenioso» limitan la creatividad y el cambio. Muchas veces, dice el autor, creemos que no podemos hacer algo, y el único impedimento real para lograrlo somos nosotros mismos.

Como señala Estela Pereyra Baker en su artículo «Convivir con la incertidumbre» (publicado en el mismo portal), vivimos en la «sociedad de la incertidumbre»: este nuevo marco social nos exige cambiar, reinventarnos, formarnos en nuevas disciplinas, ser flexibles para adaptarnos a cambios vertiginosos en la forma de trabajo; en suma, aprender a convivir con la incertidumbre, porque «la estabilidad ya fue».

El único recurso estable para atravesar estas aguas turbulentas del cambio y hacerlo con éxito, sin retrocesos, a favor de tu desarrollo personal y profesional, consistirá en mantener increíblemente activa tu capacidad creadora. ¡Descubre tu talento creativo, y tu horizonte se expandirá en forma positiva!