Dos mejor que uno

Si es que las flores ya no son lo que eran y los bombones, en una sociedad obsesionada con el peso más que un regalo son un castigo. Los obsequios tradicionales están pasados de moda y ahora por lo visto, esta España liberada que sin embargo censura carteles de cine, pide emociones fuertes, asi que clónate el pene…o la vagina… que me riñe la Ministra. La empresa de juguetes eróticos Clone a Willy ha sacado a la venta un completo kit al estilo bricomanía que con unos sencillos pasos permite la fabricación de una réplica exacta del órgano más preciado.

Para los chicos como es evidente lo fundamental es mantener la erección, así que convencer a vuestra pareja de que no os habéis vuelto loco e implicarla activamente en el proceso.  Una vez en posición mezcla los polvos con agua, viértelos en el molde e introduce el pene manteniendolo quieto unos tres minutos.  Tras esto hay que mezclar los diferentes elementos que forman la llamada piel líquida y verter la mesa en el hueco resultante en el molde tras retirar el pene. Como colofón, el kit incluye un pequeño vibrador que podéis adaptar a vuestra réplica. Una vez finalizado el proceso y cuando la masa haya solidificado solo tenéis que sacar el pene del molde y empezar a disfrutar.

Para las chicas el modo de empleo es prácticamente idéntico salvo por el molde, donde se sustituye el tubo por una especie de pequeño contenedor.

Ideal para  parejas separadas por la distancia, el kit, que podéis adquirir en cualquier sexshop o en la página web de Clone a Willy (atentos a la ropa interior del siglo pasado de la modelo) tiene un precio de 169 dólares para el tradiconal y de 149 dólares para el de chocolate, en oferta especial de lanzamiento.