Cuando la pareja no nos tiene en cuenta

pareja brava21

Los expertos nos muestran las señales de cuando la pareja no nos tiene en cuenta.

SEÑAR Nº 1:

«NO ME INCORPORA EN SUS REUNIONES, NO ME PRESENTA COMO SU NOVIA»

AUNQUE TENGAMOS EN CUENTA ESTA «FALTA FUNDACIONAL», QUEREMOS COMENTAR CON USTED ALGUNAS DE LAS QUEJAS MÁS FRECUENTES, SOBRE TODO EN LAS MUJERES. PENSEMOS EN LA CLASICA «NO ME PRESENTA A SU FAMILIA, NO ME «OFICIALIZA».

Esa queja femenina siempre va a existir, aun si él la presenta. Porque, supongamos que un hombre se decide a presentar a su novia a la familia. Ella dirá: «Me presentó, sí, pero. Supongamos que le trae flores: «Sí, me trajo flores, pero. Siempre está el «pero» como una instalación que revela esa queja, en forma de demanda de amor, que la mujer le hace al hombre. Es así, no hay vuelta que darle.

¿DEL LADO DEL HOMBRE NO HAY ACTTTUDES QUE PROVOCAN

QUE ELLA SE SIENTA RELEGADA?

No. No es así. Siempre tiene que ver con cómo la mujer se siente.

PERO HAY PAREJAS QUE NO INCORPORAN AL OTRO, AHÍ EL PEDIR INDICA QUE EL OTRO NO SE COMPROMETE CON LA RELACIÓN.

Bueno, pero ¿por qué la mujer tiene que pedir y pedir que la tengan en cuenta? ¿Por qué tiene que estar en esa posición? ¿Qué significa ese rol? Tiene que ver con esa envidia fálica, por más que a ustedes, los periodistas, no les guste.

¿ENTONCES TENEMOS QUE DEJAR DE PEDIR Y EMPEZAR A GENERAR INICIATIVAS?

¡Sí! ¿Por qué no es la mujer la que organiza algo e incorpora al marido? Creo que el hecho de que la mujer pida que la tengan en cuenta es algo obsoleto. Hay que aprovechar los avances sociales para ser creativos. ¿Por qué ella tiene que quedarse triste y deprimida?

SEÑAL Nº 2:

«NO ME DEMUESTRA QUE LE ATRAIGO, QUE LE GUSTO»

EN MUCHOS CASOS, LAS MUJERES RECIBEN MÚLTIPLES SEÑALES DE DESINTERÉS POR PARTE DEL HOMBRE Y, A PESAR DE TODO, INSISTEN. ¿QUÉ ESTÁ SUCEDIENDO?

Esto es un efecto de la lógica femenina. La mujer insiste e insiste por el sí. Lo que los hombres relatan, en la actualidad, es que la mujer también ha caído en una especie de autohumillación y de correr detrás del hombre, y esto a él le adormece el deseo. Así aparecen las llamadas fobias y el mkdo ai compromiso, del que tanto se habla.

¿ESTA BÚSQUEDA DE LA MUJER MCDE EN EL DESEO DEL HOMBRE?

Y, sí. Más que miedo i compromiso, es una irresponsabilidad con respecto al deseo. El deseo amoroso ya no tiene la misma fuerza de hace 50 años. Antes, uno conocía a alguien y se tomaba todo el tiempo del mundo para estar. No había esa duda ni esa idea de que había cien mil más. Se entablaba una relación y luego llegaría d casamiento o no, pero era distinto. En esta época ha caído el uno y es el momento de lo múltiple. Hay tanta pluralidad y un gran menú de selecciones y ofertas amorosas, que mortifican el deseo.

¿SE PUEDE REVERTIR ESTA MORTIFICACIÓN?

Y, es un poco difícil. Cuanto más demande ella, él menos va a responder y se anulará su deseo. Pero si ella se pone menos quejosa, menos «bruja» y apela al asombro del hombre, se pone como causa de deseo, se puede mejorar la relación. Tiene que volver a la seducción, porque si le reprocha todo el tiempo, el hombre se quiere meter dentro del placard y no salir más.