Relaciones: Cómo actuar ante las agresiones

Cuando recibimos palabras agresivas de una persona, tenemos que hacer una diferencia. Existen las agresiones esperadas y las inesperadas, aquellas que nos toman por sorpresa sin darnos tiempo a organizar una defensa útil.

Las esperadas

violencia1Este tipo de agresiones permiten la defensa estructurada y de acuerdo a la resonancia que tengan en nuestro mundo interno será la respuesta. Si dentro nuestro sentimos culpa por algo que tenga que ver con la agresión recibida, seguramente la respuesta será poco adecuada. Nos enojaremos o sentiremos vergüenza, en fin, una infinidad de sentimientos encontrados que no nos permitirán ubicarnos adecuadamente en la situación y nos quedaremos frustrados por nuestra propia inhibición.

Las inesperadas

Caso muy diferente es cuando, sorpresivamente surge una agresión inesperada, que nos descoloca. Necesitamos entonces un tiempo para organizar una respuesta que nos libere de esa sensación de haber sido intrusivamente parasitados por otro sin esperarlo ni solicitarlo. Esto creará un estado momentáneo de indefensión. De acuerdo a la intensidad de la agresión, a nuestro carácter y al mundo interno será la posibilidad y la velocidad de reacción. Por otra parte, quedarse duro/a o no reaccionar a tiempo, no es más que actuar como un ser humano.