600.000 españoles justifican la violencia de género