¿Eres sensible o susceptible?

sensibleDiferenciar estos dos conceptos, susceptibilidad y sensibilidad, te ayudará a valorar si tienes tus baterías de defensa exageradamente activadas o no.

La susceptibilidad implica un equilibrio psíquico muy frágil: Siempre en guardia y con los mecanismos de defensa en alerta las 24 horas del día, el susceptible carece de autocrítica, sus juicios son siempre negativos y siente pavor a hacer el ridículo en público. Normalmente, tras esa protección se oculta un complejo de inferioridad bastante considerable.

La sensibilidad supone un equilibrio psíquico fuerte: El sensible no se descompone fácilmente a nivel psíquico, con lo que sus mecanismos de defensa poseen una actividad pequeña. Goza de una capacidad extraordinaria para empaparse del valor de la vida sin demasiados temores y sin hacer juicios peyorativos. Se conoce bien, acepta sus cualidades negativas sin miedo al qué dirán y sabe reírse de sí mismo cuando la